Espiritual Moral Financiero

El cuidado del misionero es el cumplimiento del mandamiento de amar al prójimo y la expresión natural de nuestra comunión. Esto va más allá de los cuidados básicos; es algo voluntario, planeado, es un compromiso de recursos compartido por todos los que pertenecen a esta misión (adultos, jóvenes, niños, obreros del campo y la iglesia). Este esfuerzo  cooperativo para apoyar a los misioneros es la evidencia de la unidad por la cual Jesús oró en Juan 17.


“La Misión de Enviar” sugiere algunas áreas de cuidado:


Espiritual Moral Financiero

ESPIRITUAL

Mantenernos en oración constante por cada uno de ellos, por sus peticiones, por cobertura, por nuevas fuerzas, etc.

MORAL

En este punto, mientras a usted le sea posible, hágale saber al misionero que usted lo tiene presente. Por ejemplo, puede enviarle un correo electrónico. Recuerde fechas importantes como cumpleaños, navidad o cualquier momento que usted tenga una palabra de motivación.

FINANCIERO

Sea fiel y puntual con su aporte económico.

Conclusión

Si queremos que los pueblos y naciones lleguen al conocimiento pleno de Jesús; alguien tendrá que ir a “Predicar el Evangelio”.

Este alguien debe ser considerado por nosotros  una  pieza  muy  importante e imprescindible  que  deberá  ser cuidada (chineada) para  que  pueda cumplir con éxito.

SU MISION…

 


Tomado del “Rincón misionero” del “Boletín Informativo” del 07 de marzo del 2007.

No responses yet

Deja un comentario