Cuidado del Misionero

El cuidado del misionero es el cumplimiento del mandamiento de amar al prójimo y la expresión natural de nuestra comunión. Esto va más allá de los cuidados básicos; es algo voluntario, planeado, es un compromiso de recursos compartido por todos los que pertenecen a esta misión (adultos, jóvenes, niños, obreros del campo y la iglesia). Este esfuerzo  cooperativo para apoyar a los misioneros es la evidencia de la unidad por la cual Jesús oró en Juan 17.


“La Misión de Enviar” sugiere algunas áreas de cuidado:


Espiritual Moral Financiero

ESPIRITUAL

Mantenernos en oración constante por cada uno de ellos, por sus peticiones, por cobertura, por nuevas fuerzas, etc.

MORAL

En este punto, mientras a usted le sea posible, hágale saber al misionero que usted lo tiene presente. Por ejemplo, puede enviarle un correo electrónico. Recuerde fechas importantes como cumpleaños, navidad o cualquier momento que usted tenga una palabra de motivación.

FINANCIERO

Sea fiel y puntual con su aporte económico.

Conclusión

Si queremos que los pueblos y naciones lleguen al conocimiento pleno de Jesús; alguien tendrá que ir a “Predicar el Evangelio”.

Este alguien debe ser considerado por nosotros  una  pieza  muy  importante e imprescindible  que  deberá  ser cuidada (chineada) para  que  pueda cumplir con éxito.

SU MISION…

 


Tomado del “Rincón misionero” del “Boletín Informativo” del 07 de marzo del 2007.

Deja un comentario